hemisferios_cerebrales

El cerebro está compuesto por dos estructuras, el hemisferio derecho y el hemisferio izquierdo, conectadas entre sí por el Cuerpo Calloso, una estructura que contiene millones de fibras nerviosas que transitan por todo el cerebro permitiendo así la transmisión de mensajes entre ambas partes.

Cada uno de los hemisferios está especializado en funciones diferentes pero ambos son imprescindibles para el ser humano. Ninguno es más importante que el otro y ambos hemisferios son dependientes y complementarios entre sí, para así dotar al cerebro de un buen equilibrio. Asimismo, tienen una relación inversa respecto al control de nuestro cuerpo ya que mientras que el hemisferio izquierdo coordina el movimiento de la parte derecha, el hemisferio derecho coordina la parte izquierda.

 

Funciones de los hemisferios cerebrales

El hemisferio derecho está relacionado con la expresión no verbal, es decir, piensa y recuerda a través de imágenes. En él encontramos la orientación espacial, la percepción, el reconocimiento facial y el procesamiento de la música. Nos ayuda a comprender las imágenes y a darle sentido a lo que vemos. Nos permite soñar, imaginar realidades alternativas y sentir empatía. En relación al lenguaje, nos ayuda a interpretar el contexto y el tono utilizado por una persona.

Si consideras que eres una persona con mucha imaginación y creatividad es debido a que tienes más desarrollado el hemisferio derecho. De la misma manera, tendrás más facilidad para pensar, recordar y/o estudiar mediante imágenes, como si se tratara de una película sin sonido.

El hemisferio izquierdo es el que tienen como dominante la mayor parte de las personas y es el hemisferio más complejo. Conforma la región motriz capaz de reconocer grupos de letras formando palabras, así como grupo de palabras formando frases. Desempeña actividades relacionadas con el habla, la lectura, la escritura, la numeración, las matemáticas, la lógica y la memoria; motivo por el que se le denomina hemisferio verbal.

En este hemisferio se encuentran dos estructuras muy relacionadas con nuestra capacidad lingüística:

  1. El Área de Broca: se encarga de la producción del habla. Por tanto, si esta zona se daña se produce la conocida afasia de Broca, impidiendo a la persona hablar y escribir.
  2. El Área de Wernicke: se encarga de la comprensión del lenguaje. Si esta zona se daña, se produce la afasia de Wernicke, es decir, la persona no presenta dificultad en la articulación del habla, sino que le impide comprender lo que oye y expresar correctamente lo que quiere.

Si consideras que eres una persona racional, analítica, ordenada y detallista seguramente tengas más desarrollado el hemisferio izquierdo. Asimismo, tendrás mayor facilidad para analizar, resolver problemas numéricos, realizar reflexiones racionales, etc.

 

Características de los hemisferios cerebrales

Se considera que la mayor parte de las personas tenemos un hemisferio cerebral predominante mediante el que procesamos toda la realidad e información externa. Aun así, esto no significa que no se haga uso del otro, ya que es totalmente necesaria la complementariedad de ambos.

 

Mercedes Casado

Psicóloga col. 22371

1 Comment

  1. Muy buen artículo el compartido, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.