Nuestros mejores aliados y peores enemigos: nuestros pensamientos

“La vida es un 10% lo que haces y un 90% cómo te lo tomas”. Irving Berlin

 

Los pensamientos son nuestros mejores aliados y nuestros peores enemigos. Si tenemos pensamientos positivos, sentiremos emociones positivas y por lo tanto tendremos comportamientos positivos. Sin embargo, si nuestros pensamientos son negativos, nuestras emociones serán negativas y éstas nos llevarán a comportamientos negativos.

Creemos que no se pueden gestionar los pensamientos y dejamos que nuestra mente divague a sus anchas. Y puesto que los pensamientos negativos les prestamos mayor atención, permitimos que se anclen y nos bloquean impidiéndonos disfrutar de determinados momentos en los que lo tenemos todo para ser felices, pero no somos conscientes de ello.

Pero ¿cómo podemos gestionar los pensamientos? ¿Cómo lograr disfrutar más de lo positivo que nos aporta la vida? Se pueden poner en práctica 3 métodos que son muy efectivos, aunque para que lo sean, se han de realizar de una manera muy constante y continuada:

  1. Tomando consciencia de los momentos de plenitud que tenemos en el día a día. Esta técnica trata de vivir con mayor intensidad los momentos de paz, de alegría de satisfacción personal que tenemos, saboreándolos y alargándolos lo máximo posible, pero para ello lo primero que tenemos que hacer es percibirlos.
  2. Practicando Mindfulness. Tener la mente plena en lo que hacemos en cada momento, en cada instante de nuestra vida. Esto lo lograremos a través de la meditación, práctica con la que aprenderemos a ser observadores de nuestros pensamientos, pero consiguiendo que no se queden con nosotros y que pasen sin hacernos daño.
  3. Enfrentándonos a esos pensamientos negativos que nos amargan la vida. En numerosas ocasiones nos preocupamos por aspectos o situaciones de nuestra vida que nunca van a ocurrir y nos quedamos ahí sufriendo por ellos sin que existan probabilidades de padecerlos. Al enfrentarnos a esos pensamientos, cuestionándolos lograremos que pierdan fuerza llegando incluso a liberarnos de ellos.

Para este último punto, existe un método ideado por Martín Seligman, el método ABCDE, para aprender a pensar de forma más positiva, es decir, para aprender a ver el vaso “medio lleno” en vez de “medio vacío” como a veces acostumbramos a verlo. Se trata de una técnica sencilla, pero que para que se convierta en un nuevo hábito en nuestras vidas va a ser necesaria la práctica, el esfuerzo y la paciencia.

Este método consta de los 5 pasos siguientes:

 

 

Evidentemente, el paso más importante es el de la discusión interna, ya que es el momento en el que vas a tratar de destruir o de que pierdan fuerza esas creencias negativas que te hacen daño y te perjudican. No se trata de vivir en un mundo irreal sino de poner en duda esas creencias que la mayor parte de veces tienen pocos fundamentos.

 

Por lo tanto ¿por qué si existen técnicas que nos ayudan a gestionar los pensamientos no comenzamos hoy mismo a ponerlas en práctica? Decide cuál quieres probar, sé persistente y paciente, y comprueba que todo está en tu mente y que tú puedes hacer que tu vida sea mucho mejor de cómo la percibes ahora.

 

Mercedes Melgar, Coach Profesional Certificada nº 10324

Mercedes Casado, Psicóloga col. 22371

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.